LA CASA EXPERIMENTAL DE ALVAR AALTO

Tal día como hoy del año 1952, Alvar Aalto y Elissa Mäkiniemi se casaban y así se consolidaba uno de los “matrimonios arquitectónicos” más interesantes del siglo XX. De esta forma, Alvar Aalto, en segundas nupcias, comenzaba su fructífera época roja.

Así que, si os apetece, os invitamos a leer este artículo que hemos escrito, desde Stepienybarno, sobre una de las primeras obras que realizaron juntos: la casa experimental de Muuratsalo.

La casa experimental de Muuratsalo se construyó a principios de los  años cincuenta, con el comienzo de  esta nueva etapa profesional y vital, tres años después de la muerte de su primera esposa Aino y justo después de casarse con Elissa. Por lo tanto, podríamos leer la casa en este contexto como voluntad de crear un nuevo hogar, un espacio personal para su nueva compañera y Alvar. Probablemente, desde esta idea surgió el hogar físico en medio del patio, arquetípico símbolo de estabilidad.

“la casa es un volumen rotundo, de planta cuadrada formada por dos crujías que abrazan un patio presidiendo la implantación de conjunto cuya inspiración viene de la antigua casa griega”

Allí, el corazón de la vivienda está constituido por un recinto destinado para el cuidado del fuego sagrado, cuyo significado se refiere a la continuidad,  a la persistencia de la estirpe en el lugar, a través de los dioses Lares. De esta manera, se consigue la relación con la historia y la tradición en palabras del propio Aalto  “Los antepasados serán siempre nuestros maestros”. Así, la idea de atrio simboliza y contiene toda la carga cultural e ideológica de un pasado, al que se respeta y del que se aprende.

Es necesario subrayar la importancia de los viajes que hicieron Alvar y Elissa en 1952. Visitaron España, Maruecos e Italia. A buen seguro, desde allí viene la fascinación de los arquitectos tanto por los espacios intermedios como por los materiales cerámicos. Ver los suelos de terracota en las casas italianas o el uso de adobe en Maruecos cobró un gran significado en el desarrollo de sus caminos profesionales. A su vez, Elissa y Alvar, nos remiten a  la casa tradicional griega donde el patio forma parte central del hogar y las habitaciones se desarrollan alrededor de él.

De esta manera, se convierte en una habitación al  cielo raso, un  espacio que articula a los demás y los comunica.

También podríamos encontrar en la tipología de la casa experimental similitudes con las celdas de los cartujos. Allí el patio se convierte en una especie de centro del mundo. Es nuevamente una habitación para mirar al cielo, para meditar. No obstante, hay un factor muy importante que influye en las modificaciones de la forma de la casa. Es el clima nórdico donde las casas con atrio no funcionan muy bien. Un patio – claustro durante otoño, invierno y primavera se convertiría en un espacio frío y sombreado. Los nórdicos buscan el sol, no se protegen de él como en países más calurosos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s